Trastorno negativista desafiante

Este trastorno refleja un comportamiento desobediente, hostil y desafiante ante las figuras de autoridad. Cuanto más cerca de la persona se encuentren estas figuras de autoridad, más pronunciada será esta conducta rebelde. Esto significa que fundamentalmente se da en los círculos familiares.

Si por lo contrario, el comportamiento abarca 2 o 3 ámbitos más, como por ejemplo, familia, escuela, amigos, vecindario, etc, se considera que aumenta considerablemente su gravedad.

Se puede producir en niños, adolescentes y adultos, aunque es en la etapa de adolescencia donde más problemas aparecen. Si no se consigue ayuda pronto, puede desarrollarse otro tipo de problemas como el consumo de sustancias estupefacientes.

Como la mayoría de muchos trastornos, el origen es multivariado: genético, ambiental, educacional, etc. Si se quiere conocer más en profundidad el diagnóstico, se puede consultar el DSM V. (Manual de diagnóstico y estadístico psiquiátrico de la Sociedad Americana de Psiquiatría, versión V).

Eso sí, en el DSM V no se encuentran soluciones, sólo diagnósticos y estadísticas. El abordaje de este trastorno, que tanto hace sufrir a los que lo padecen como a sus familiares, siguiendo el modelo biopsicosocial, variado.

 

Tratamiento

Debería incluir:

  • Control de las variables del entorno y sistema de educación familiar. En algunos casos, recomendamos dar “libertad” al paciente, poniendo “tierra por en medio” de su familia. Es doloroso para los padres, pero a la larga beneficioso. Aunque esta medida depende mucho del poder adquisitivo de la familia, domicilios que se tengan, etc.
  • Educación en habilidades sociales.
  • Educación en control de los impulsos. Detención de pensamiento, mindfulness.
  • Solución de problemas y orientación familiar.
  • Dar información sobre el trastorno, fotocopiando el mismo DSM V, si hace falta.

Si no se ataja pronto este tipo de problemas, se puede pronosticar sufrimiento para el paciente y para la familia. Sólo debemos ver algún episodio de TV titulado “Hermano Mayor” para saber de lo que estamos hablando. Eso sí, no fiaros mucho de las terapias utilizadas en este programa, cuyo objetivo es ganar audiencia y no realizar psicología.

Ver hipervínculo aquí

Para más información: 618 45 10 29

Francisco Ortiz Nasarre. Psicólogo terapeuta. PGS.

Share This